miércoles, 19 de septiembre de 2018

ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL DIA DEL MEDICO BOLIVIANO

Dr. Antonio Dubravcic Luksic
Sucre  Bolivia


Citua - Fiesta de la Salud
Hall de la sede del Colegio Médico -ciudad de La Paz)
Gil Imana Garrón

La celebración del  “Día Panamericano del Médico”,  fue acordada en el Congreso Médico Panamericano, reunido en la ciudad de  Dallas (Texas) en 1953, como un  homenaje al nacimiento del doctor Juan Carlos Finlay, médico investigador, nacido en Puerto Príncipe (Cuba) un 3 de diciembre de 1833.
Finlay fue quien confirmó la teoría de “La propagación de la fiebre amarilla a través del mosquito” el Aedes Aegypti, al descubrir al Stegomia fasciata como trasmisor de la fiebre amarilla”,   en una presentación que realizó  en la Academia de Ciencias de la Habana el 14 de agosto de 1881.(1)
En Bolivia, hasta el año de 1967 el “Día del Médico” se conmemoró el 3 de diciembre, pero fue en el II Congreso Médico Boliviano de la Confederación Medica Sindical de Bolivia (COMSIB), realizado en la ciudad de Cochabamba en fecha 14 de septiembre de 1966, cuando  el Dr. José María Alvarado presentó un proyecto proponiendo el día 21 de septiembre  como “Día del Médico Boliviano”  En su disertación expuso los motivos, explicando las ceremonias y  los ritos que se celebraban en el  Tahuantinsuyo durante el equinoccio de primavera (2.)
Siendo Bolivia tan rica en cultura y tradiciones, no podía desligarse la celebración del “Día del Médico”, de un origen ancestral como es la Citúa del Tahuantinsuyo (1428-1533). Correspondiendo al Coyarraimi (equinoccio de primavera), una de las cuatro fiestas solemnes que los reyes incas celebraban en su corte, en esa oportunidad las poblaciones procedían a la purificación, alejando de ellas a las enfermedades, brindando salud y bienestar a los habitantes del incario (3).
A decir de Garcilazo de la Vega (4) “la celebración de esa festividad era de gran regocijo, porque permitía desterrar de las comarcas del Imperio las enfermedades y cualquiera otras penas y trabajos que los hombres podían padecer, era como la explicación, que se purifican y limpiaban de sus males. Preparábanse   para esa fiesta con ayuno y abstinencia de sus mujeres, el ayuno lo hacían el primer día de la luna del mes de septiembre después del equinoccio. Preparados todos los habitantes: hombres, mujeres y hasta los niños con un día de ayuno riguroso, a la noche siguiente amasaban el pan que llamaban “cancu” hecho con harina de maíz mezclada con sangre humana obtenida de sangrías practicadas entre los ojos o en la punta de la nariz de niños pequeños . La noche del amasijo, poco antes del amanecer todos los que habían ayunado se lavaban los cuerpos y tomaban un poco de la masa mezclada con sangre y la pasaban por la cabeza, rostro, pecho y espalda, brazos y piernas, se limpiaban con ella para sacar del cuerpo todas las enfermedades. Luego en saliendo el Sol, habiéndole adorado y suplicado mandase desterrar todos los males interiores y exteriores que tenían, se desayunaban  con otro pan amasado sin sangre. Hecha la adoración y el desayuno que se hacia a la hora señalada, el jefe de cada casa frotaba la  puerta de su vivienda con un pedazo del mismo pan especial, para demostrar que, en su hogar, se había desalojado a todas las enfermedades; salía de la fortaleza (probablemente Sacsahuamán) un mensajero del Sol ricamente vestido, ceñida su manta al cuerpo con una lanza en la mano, descendía corriendo a la plaza principal donde le esperaban cuatro nobles, uno para cada suyo del imperio. Seguidamente cada noble partía a la carrera en dirección al punto cardinal cuyo suyo  correspondía para atraer las enfermedades y los males que encontraban en su camino, siendo reemplazado por otro noble que cumplía similar cometido hasta llegar a los confines del territorio, donde la lanza portadora de tantos males era hincada en la tierra, mostrando así que se sepultaban los mismos. Mientras tanto los habitantes de los sitios por donde pasaban los cuatro emisarios, limpiaban y barrían las habitaciones y las calles, significando la expulsión de los males y calamidades” (2.3)

Trascendentales revelaciones, referidas a la vida de relación con los habitantes de esta región, Guaman Poma de Ayala (5) en el libro “Nueva crónica y buen gobierno”, relata las fiestas del año que se realizaban en el Tahuantinsuyo. “Coya Raymi que correspondía al equinoccio de primavera “Dicese de ese mes: Coya Raymi, por la gran fiesta de la luna…en este mes mandaron los incas echar las enfermedades de los pueblos y pestilencias de todo el reino. Los hombres armados como si fueran a la guerra a pelear, tiran con hondas de fuego, diciendo en voz alta: ¡salí enfermedades y pestilencias de entre la gente de este pueblo!  ¡déjanos!. Y en esto rocían todas las casas y calles; riegan con agua y limpian. Esto se hacia en todo el reino y otras muchas ceremonias para curar al taqui oncoc (el que enferma con el baile) y sara oncuy (la enfermedad del maíz)…

Ambos relatos constituyen una alusión a un saneamiento ambiental que cumplía con un ceremonial específico, precedido de rigurosos ayunos.

La exposición realizada en forma amplia y magistral por Alvarado (6) en el mencionado Congreso Boliviano, sirvió de fundamento  para que el Vicepresidente de la Republica de Bolivia Dr. Luís Adolfo Siles Salinas  en uno de sus interinatos como Presidente Constitucional de la Nación, promulgo en fecha 29 de diciembre de 1967 el Decreto (que figura en la Gaceta Oficial de Bolivia bajo el número 7.234), declarando el 21 de septiembre de cada año “Día del Médico y Día Boliviano de la Salud”.
El Reglamento de la Fiesta nacional del Médico dispone asimismo la convocatoria, con la antelación debida de un año antes de tal celebración, a concursos y certámenes para premiar cinco distinciones.
1º Al médico que durante la gestión anual respectiva, cumpla sus bodas de Oro en ejercicio activo de la profesión
2º Al médico que haya contribuido a la labor organizativa y gremial del oficio
3º Al facultativo que haya contribuido más, en la gestión anual respectiva a la investigación médica científica
4º Al médico que haya rubricado la mejor ejecutora docente, en la cátedra universitaria, con la formación y promoción de sus discípulos.
5º Al médico que haya desplegado  mayor labor de cultura universal (literatura, música, elaboración pictórica etc.) no específicamente hipocrática

Posteriormente, el destacado artista chuquisaqueño Gil Imana Garrón pintó una obra alegórica  de la Citua denominada “Fiesta de la salud”, que se encuentra en el hall de la sede del Colegio Médico en la ciudad de La Paz

Bibliografía
1.- http://www.elmedicoauditor.com.ar/efemerides.html
2.- Calvo-Vera A. “Origen y significado del Día del Médico Boliviano” Arch.Bol de Med: 31; 134 Sucre 1987
3.- Luna Orozco J. Publicación de Laboratorios Bago
4.- De La Vega Gracilazo “Comentarios Reales de los Incas” (1609) ed. Obras Completas Madrid 1960
5.- Guaman Poma de Ayala “Nueva Crónica y Buen Gobierno” Mexico 1980
6.- Alvarado José María “Sobre la Citua del Tahuantinsuyo y la Fiesta Nacional del Medico en Bolivia” Archivos Bolivianos de Historia de la Medicina Vol 1: 3; 1995

******************

martes, 14 de agosto de 2018

25 DE MAYO DE 1809, PRIMER GRITO LIBERTARIO EN CHUQUISACA

Antonio Dubravcic Luksic
A comienzos del siglo XIX, la ciudad de Chuquisaca seguía siendo uno de los centros privilegiados después de Lima y Buenos Aires, equidistante entre ambas capitales y vecina de uno de los mayores reservorios de Plata que el mundo ha conocido: Potosí. Sede de la Real Audiencia de Charcas y de la Universidad de San Francisco Xavier.
La primera tenía bajo su jurisdicción inconmensurables territorios que se extendían desde la costa del Pacífico y comprendían gran parte de la cuenca del río de La Plata y de Moxos, abarcando el norte argentino y prácticamente todo el desértico chaco boreal. La Universidad, por otra parte (fundada en 1624 por el jesuita Juan Frías de Herrán), se hizo célebre en los dominios de la Real Audiencia de Charcas por su famosa Academia Carolina, en la que los abogados iniciaban el ejercicio pleno del derecho y administraban las Leyes de Indias dictadas por el soberano en la capital del Imperio español.
De ahí que no fue casual que en Chuquisaca y en los claustros de San Francisco Xavier fermentara durante décadas (desde fines del siglo XVIII, cuando se produjeron los levantamientos indígenas liderados por Tomás Katari, Tupac Amaru y Julián Apaza) la idea revolucionaria de la independencia de la corona española. El proceso fue madurando, cocinándose a fuego lento bajo el influjo de los movimientos enciclopedistas que alborotaban y encendían pasiones clandestinas por la libertad y la emancipación del yugo monárquico.

La intelectualidad universitaria, auténtica élite de la ciudad y del Alto Perú, estaba buscando una oportunidad, una coartada para lanzar lo que después se convertiría legítimamente en el primer grito libertario.
Tal fue el fermento, el verdadero caldo de cultivo del levantamiento del 25 de mayo de 1809. Sus efectos iniciales, constreñidos en principio a la sublevada Chuquisaca y a sus oidores, pronto se dejarían sentir, como efecto dominó en otras ciudades del Virreinato, y, por supuesto, de la inconmensurable Audiencia de Charcas.

Razones de índole económica vinculadas al comercio entre las colonias y la Península se entremezclan en toda esta vorágine que precedió a esa improbable tarde de otoño en la que la pasividad de la ciudad y de sus gentes de rancio abolengo cedió la iniciativa a la euforia popular, desencadenada por un arresto ordenado por el presidente de la Audiencia, don Ramón García de León y Pizarro. El monopolio en el intercambio de mercancías entre España y las colonias desalentaba la expansión y venta de los productos, mayormente minerales, con los que alimentaba América a la economía del Imperio. La producción de minerales, basada en un sistema de esclavitud de los indígenas, enriqueció a la corona, pero, del mismo modo, convirtió a Inglaterra en la primera potencia industrial y a su armada en la más temida.

La incierta situación de la Metrópoli, signada por la creación de la llamada Junta de Sevilla por José Bonaparte, dio lugar a lo que Gabriel René Moreno (Santa Cruz 1802-1866) calificó como silogismo altoperuano. El razonamiento parte del hecho de que ante la ausencia del rey —depuesto por Bonaparte— la Junta de Castilla dejaba en manos de los americanos la posibilidad de elegir su futuro, en tanto y cuanto las colonias eran literalmente propiedad sucesoria del monarca. La tesis fue asimilada en otras latitudes del Virreinato y avivó, en Buenos Aires como en Charcas, la idea de la emancipación. Las condiciones estaban dadas.

La argumentación de los “doctores de Charcas”, contenida en el acta del Claustro de la Universidad de San Francisco Xavier y cuya autoría correspondería, por propia confesión, a Jaime Zudáñez (en respuesta a los papeles recibidos de José Manuel de Goyeneche y de la Infanta Carlota Joaquina), sostiene: “El pacto de los pueblos americanos es exclusivamente personal con el Monarca y no a sus reinos metropolitanos. Si el legítimo Rey ha abdicado, aquel pacto ha dejado de existir y, por tanto, el intruso (José Bonaparte) no merece obediencia; sus autoridades deben cesar en sus funciones, y las provincias deben proveer su gobierno”.
La crisis del imperio español, desgastado por permanentes guerras contra los ingleses, debilitó profundamente la tuición que ejercía (casi a control remoto) desde Madrid sobre los vastos territorios conquistados. El mundo estaba cambiando: la revolución industrial en Inglaterra y la resignación de la península a favor de Napoleón, tras la abdicación de Carlos IV y de su hijo Fernando VII, crearon un panorama de confusión en las colonias. España estaba, en aquellos inciertos y claudicantes años, más ocupada en restablecer el orden monárquico arrebatado por los franceses, que en atender y entender los inequívocos síntomas de rebeldía en América, expresados en los levantamientos indígenas, sofocados cruelmente en Chayanta, el Cuzco y La Paz por Tomás Katari, Tupac Amaru y Tupac Katari en 1780 y 1781.

LOS PROTAGONISTAS CENTRALES
JAIME ZUDÁÑEZ,
En 1809 fue arrestado a raíz de la agitación pública causada por el paso por la ciudad del general José Manuel de Goyeneche, doble agente de la Junta de Sevilla y de la princesa Carlota Joaquina de Borbón. El motín inicial del 25 de mayo estalló para liberarlo a él de la cárcel, pero al día siguiente los hechos se hicieron cada vez más violentos, hasta obligar al gobernador Ramón García de León y Pizarro a renunciar. Puede afirmarse que la detención de Jaime Zudáñez fue la chispa de la chispa. Es decir: convocó a la insurrección y ésta al proceso emancipador. El protagonista más destacado nació en La Plata en 1772 y falleció en Montevideo en 1832. Su perfil es la del revolucionario, legislador y magistrado. Se le atribuye a Zudáñez la redacción del llamado “Catecismo Político Cristiano”, un panfleto que señala el rumbo de la emancipación chilena.


JOSÉ BERNARDO, MONTEAGUDO CÁCERES
Uno de los “doctores” de Charcas. Salido de la Universidad de San Francisco Xavier de la Facultad de Leyes. Recibió el título de abogado en 1808. Dicen que Monteagudo era un criollo español al que se lo conocía por el apodo de “El Mulato”. Su radicalismo lo alejó a la retaguardia del movimiento primigenio.
"ya es tiempo, en fin, de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía".


MANUEL ZUDÁÑEZ DE LA TORRE
Otro de los ilustres charquinos que, junto a su hermano Jaime, estuvo en la línea de fuego en el movimiento emancipador, destacándose antes en la publicación de pasquines con ideas libertarias. Miembro activo de las llamadas juntas clandestinas y también uno de los principales opositores al “carlotismo” que se endilgaba a Goyoneche. Fue protagonista del levantamiento del 25 de mayo de 1809. Murió en la cárcel.
JOSÉ JOAQUÍN DE LEMOINE
Nació en La Plata en 1776 y murió en la misma ciudad en 1856. Tuvo un papel destacado en la revolución del 25 de mayo. Su actuación le ocasionó el destierro a Puno durante la presidencia del Gral. Nieto. Un espíritu inquieto como él, se unió a los ejércitos argentinos y combatió en las batallas de Tucumán, Salta, Sipe Sipe y la guerrilla de Güemes. Retornó a la nueva república. Participo en el movimiento del 25 de mayo. El día del movimiento, Joaquín y su hermano Juan Manuel forzaron sable en mano la resistencia de los frailes del Templo de San Francisco y consiguieron acceder a su campana que tocaron convocando al vecindario a la plaza mayor hasta que se rajó
MARIANO MICHEL MERCADO
En la jornada del 25 de mayo de 1809, Michel fue uno de los principales líderes del movimiento. Para convocar al pueblo se tocó a rebato las campanas de las iglesias principales: Juan Manuel Lemoine forzó sable en mano la resistencia de los frailes del Templo de San Francisco y consiguió acceder a su campana que tocó hasta rajarse, la cual es denominada por esa razón y desde entonces "Campana de la Libertad", Producido el movimiento del 25 de mayo, se enviaron emisarios a distintas ciudades. A La Paz se resolvió enviar a Michel.En La Paz encontró un ambiente favorable al proyecto de independencia y tomó parte activa de la conspiración iniciada. Un mes después de su arribo regresó a Chuquisaca,
JOSÉ MANUEL GOYENECHE
Este militar nacido en Arequipa se hizo famoso porque fue portador de las pretensiones de la Infanta Carlota para detentar el control de las colonias. La Junta de Sevilla lo envió a América para que informe sobre la situación de las autoridades del Virreinato del Río de La Plata. Cuando llegó a La Plata, la Audiencia, la Universidad de San Francisco Xavier y el Cabildo rechazaron las intenciones de la princesa Carlota Joaquina. Goyoneche reprimió a los insurgentes y combatió sin tregua.


TERESA BUSTOS LEMOINE
Heroína de la Independencia boliviana.
A semejanza de Juana Azurduy (que combatió junto a su esposo durante la Guerra de la Independencia), Teresa Bustos es una de las mujeres de la revolución del 25 de mayo y una de las adherentes más entusiastas a la causa junto a José Joaquín de Lemoine. En la jornada del levantamiento estuvo entre las personas que tocó a rebato las campanas en el templo de San Francisco. Condenada a vivir en Laginillos, caminó hasta este lugar a pie y medio desnuda en compañía de sus nueve hijos. Condenada a vivir en Laginillos, caminó hasta este lugar a pie y medio desnuda en compañía de sus nueve hijos. 
luchó como soldado en el Alto Perú (1809) hasta caer prisionera. Sometida a consejo de Guerra, fue condenada a la pena de muerte, que le fue conmutada, 
FRANCISCO RÍOS (EL QUITACAPAS)
El Quitacapas, nacido en Rio de Janeiro entre 1772/1775, mulato, mujeriego, guitarrista, tahúr y ladrón, en 1809 tras robar una mula en Potosí, llegó a Chuquisaca. El 25 de mayo de 1809 hallábase jugando y bebiendo chicha donde las “coheteras”,cuando las campanas de la ciudad tocaron a rebato, salió de la chichería a ver qué pasaba y rápidamente encabezó a la plebe que apedreaba la casa pretorial del presidente de la Audiencia exigiendo la libertad de Jaime de Zudáñez. A un oficial le arrebató su sable y se apoderó de una capa de grana mientras su dueño apedreaba la casa de Pizarro. El Quitacapas fue uno de los cabecillas del levantamiento. Liberó a los presos y recibió 4.000 pesos del arzobispo Moxó para repartirlos entre los sublevados.
JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE ARENALES
Nació el 13 de junio de 1770 en Villa de Reinoso, situada entre Santander y Burgos (provincia de Castilla la Vieja)Fallecido en Moraya (Bolivia) el 4 de diciembre de 1831. Apoyó los movimientos independentistas de América Latina, secundó a San Martín en la campaña del Perú y ejerció como gobernador de Salta. .
Fue el héroe militar del levantamiento del 25 de mayo de 1809. Forjador de la independencia de Charcas con el II Ejército Argentino y la guerra de las republiquetas. Brigadier Gral. del Ejército Argentino, Mariscal de los Ejércitos de Chile y Perú por su gloriosa participación en Ejército de los Andes y en el Ejército Unido”. Su acción más relevante fue la proclamar el derecho del Alto Perú a “decidir libremente su destino”.
******************************

jueves, 5 de abril de 2018

MONUMENTOS EN LA CIUDAD DE SUCRE - BOLIVIA

  La ciudad de Sucre se ha caracterizado, desde su fundación en 1538 hasta el presente, por crear y reunir a lo largo del tiempo exponentes de lo producido en el arte universal y nacional. Los monumentos y obras de arte existentes en Sucre son de calidad superlativa, pero, al mismo tiempo, dentro de un peculiar tono de mesura, que es propio de la ciudad y su gente.

Antes La Plata, hoy Sucre, ha sido y es centro de creación y difusión artística; así, la ciudad, que fue siempre pequeña en tamaño, tiene una poderosa influencia en el país.
La congregación de importantes instituciones, como el arzobispado de La Plata, hoy de Chuquisaca; la universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca; el asiento de la Audiencia de Charcas, primero, y después del Gobierno de la República, y la presencia de la Corte Suprema de Justicia, atrajo, por las exigencias inherentes al desempeño de cada una de ellas, a numerosas personas, influyentes y de gran cultura, que fueron creando y definiendo la ciudad.
Sucre, frecuentemente definida como ciudad "colonial", tiene de ese período la mayoría de los monumentos, particularmente los religiosos y culturales.
Esta colección de fotos es un pequeño homenaje a la ciudad por los méritos ya descritos, acrecentados cuando recientemente fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad 

                                                                          
                       MONUMENTO AL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR

Ubicado en la Avenida Venezuela esquina Avenida del Maestro
Este monumento fue donado por el Gobierno Venezolano, en homenaje al sesquicentenario de la Independencia de Bolivia. Entregado al pueblo de Sucre en 1975.
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, más conocido como Simón Bolívar, nació el 24 de julio de 1783 en Caracas- Venezuela. Hijo de Juan Vicente Bolívar y de María Concepción Palacios y Sojo.
De figura multifacético, fue un hombre de mundo. Como guerrero infatigable dio libertad a cinco naciones.
Murió el 17 de diciembre de 1830 a la edad de 47 años en Santa Marta, Colombia. En su testamento pidió que sus restos fueran trasladados a Caracas, cumpliéndose esta voluntad.

MONUMENTO AL MARISCAL DE AYACUCHO ANTONIO JOSÉ DE SUCRE


El 3 de febrero de 1907, se reunió un grupo de distinguidos ciudadanos para conmemorar un aniversario del nacimiento de Antonio José de Sucre, uno de los asistentes el generoso y filántropo General Dr. Pastor Sainz lanzó la idea de erigir una estatua al Mariscal de Ayacucho, además donó la suma inicial de mil libras esterlinas para cubrir el costo, el saldo fue recolectado por suscripciones populares. La fábrica Val d´Osne de Paris se encargó de la fundición de la estatua así como de los dos leones

Ubicado en la Plazuela Cumaná, calle Rene Barrientos, Barrio Petrolero

Esta estatua fue traída de la República de Venezuela habiendo sido donada por el presidente de Venezuela Andrés Pérez. La estatua llegó el año 1975. Ubicado en la Plazuela Cumaná, calle Rene Barrientos, Barrio Petrolero

Esta estatua fue traída de la República de Venezuela habiendo sido donada por el presidente de Venezuela Andrés Pérez. La estatua llegó el año 1975


MONUMENTO A PEDRO ANZUREZ
MARQUÉS DE CAMPO REDONDO


Se encuentra ubicado al inicio de la Avenida Jaime Mendoza, esquina Abdón S. Ondarza, en el Barrio San José
La escultura corresponde a Hugo Zurita F. Obra gestionada y donada por los residentes chuquisaqueños en Santa Cruz.
Este monumento sostiene el escudo de Chuquisaca que no es el auténtico.
Pedro Anzúrez nació en la Villa de Cisneros en el Reino de León, España, fue miembro de una familia noble. Vivió en el Perú después de la conquista. Fue un soldado experimentado en la guerra, seguidor de Francisco Pizarro. Según la mayoría de los cronistas fundó la Villa de La Plata, hoy Sucre. 

OBELISCO DE LA PLAZA LIBERTAD

Denominada antiguamente como Plaza del Hospital Real de Santa Bárbara, por su cercanía al mismo; así como Plaza de San Juan de Dios y Plaza del Pan. En el centro, se encuentra una blanca torre que la tradición relata,” A fines del siglo XVIII se construyó el obelisco con las multas cobradas a los malos panaderos fue mandada a construir por el último Presidente de la Real Audiencia de Charcas, Ramón García Pizarro, con las multas a los indecorosos panaderos de ese momento, quienes no cumplían con el peso y tamaño del pan.”
La Plaza  fue utilizada para realizar la feria ganadera de Pascua o “La Tablada”. Años después, se levantó otra columna sobre el obelisco y tomó el nombre de Plaza de la Reconquista en honor a la victoria de los porteños de Buenos Aires sobre los ingleses. Finalmente en 1826 se añadió sobre la segunda columna un tercer cuerpo donde se colocó un Sol y Gorro Frigio en honor al Libertador Simón Bolívar y se la denominó Plaza Libertad

 MONUMENTOS A JAIME DE ZUDAÑEZ RAMIREZ DE LA TORRE 

Ubicado en Plaza 25 de Mayo. Se conmemoro los 241 años de su natalicio, en alusión al 25 de julio de 1772. El monumento a Don Jaime de Zudáñez que, como un símbolo especial para esta ciudad y sus habitantes, es uno de los espléndidos hombres que le dieron inteligencia y estrategia en la Primera Gesta Libertaria del 25 de Mayo de 1809. Valoremos la trascendencia de este notable hombre que realizó sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio Seminario San Cristóbal y su profesión de abogado, en la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca. Ubicado en la Plazuela Jaime de Zudañéz, calle Olañeta. Monumento erigido por la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca . Entregado al Pueblo de Sucre el 25 de mayo de 1969 

MONUMENTO A BERNARDO JOSE MONTEAGUDO

Patriota sudamericano. En 1809 tomó parte en la insurrección de Chuquisaca y más tarde fue secretario de J. Castelli. Fundó varios periódicos, fue diputado en la Asamblea Constituyente argentina (1815) y redactó el acta de independencia de Chile (1818). Intervino en la campaña libertadora de Perú, donde fue ministro de Guerra (1821-1822). Murió asesinado.
Monumento erigido por ley del honorable congreso nacional en 1906 en homenaje a la cuna de la libertad americana, entregado al pueblo chuquisaqueño en 1908.  Ubicación: Plaza 25 de Mayo




MONUMENTO A JUANA AZURDUY DE PADILLA


Se encuentra ubicado en la Avenida del mismo nombre, zona Alto Tucsupaya, entrada principal del  antiguo  Aeropuerto. 
El autor de la obra fue el escultor Víctor Hugo Barrenechea. Entregada al pueblo chuquisaqueño el año 1977. 
Juana Azurduy de Padilla nació en Chuquisaca el 12 de julio de 1780. Hija de Juan Matías Azurduy y Eulalia Bermúdez.
Cuando estalló la Guerra por la Independencia participó en varias batallas. En la Batalla de Pitantora logró arrebatar un estandarte al enemigo el 18 de marzo de 1812. En Tarabuco rindió al jefe realista Claudio Rivero el 14 de enero de 1815. Cayó herida en la batalla del Villar, batalla en la que murió su esposo don Manuel Ascencio Padilla. Después de esta batalla pasó a pelear por la Independencia de la Argentina, enrolándose en el ejército de ese país. De regreso a su patria, murió en Sucre en extrema pobreza el 25 de mayo de 1862, a la edad de 82 años


MONUMENTO A MANUEL ASCENCIO PADILLA

Combatiente en la guerrilla, en la guerra de laa independencia. Nació en Bolivia; se unió al movimiento revolucionario de 1810 y luchó en Tucumán, Salta, Vilcapugio y Ayohuma. Desarrolló gran actividad en las hostilidades guerrilleras; cayó prisionero de los españoles pero logró escapar y estableció sus cuarteles generales en el noroeste de la Argentina para continuar sus ataques contra los realistas; el 16 de septiembre de 1816 fue hecho prisionero por el general Aguilera quien lo mató y decapitó
Ubicación: Plazuela Manuel Ascencio Padilla, Av. German Mendoza



MONUMENTO AL R.P. JUAN FRIAS DE HERRAN S.J.

La Universidad a su fundador Juan de Frías Herrán 1624-1969 
Monumento erigido por Resolución Rectoral No. 35 A/69 de marzo de 1969 de la U.M.R.P.S.F.X.CH. en la gestión del Dr. Alfredo Arce
La fundación de la Real y Pontificia Universidad de San Francisco Xavier fue encargada a Juan Frías Herrán, provincial de los jesuitas. Su edificio consta de dos claustros rodeados por las aulas y la capilla de grados. El Aula magna, cubierta de artesonado, y sobre cuya puerta vuela una soberbia tribuna de madera tallada y dorada, se ubica frente al patio de ingreso; en ella, el 6 de agosto de l825, la Asamblea Constituyente proclamó la Independencia de Bolivia.
Ubicación: Plazuela Juan Frías Herrán Calle Aniceto Arce esquina San Alberto.

MONUMENTO AL CORONEL EDUARDO ABAROA HIDALGO

Heraldo de la justicia de Bolivia símbolo del honor deber y dignidad nacional capitán de los cholos, indios y blancos, cuya figura gigante de heroísmo, es el hito imborrable que jalona nuestra marcha hacia la costa marítima sobre el Océano Pacífico. Eduardo Abaroa nació el 13 de octubre de 1838 en San Pedro de Atacama. Estudió Teneduría de Libros y Contabilidad. Se casó con Irene Rivero con quien tuvo cinco hijos. Ocupo el cargo de concejero Municipal de San Pedro de Atacama. En la Guerra del Pacífico fue defensor voluntario de Bolivia.
Murió en Calama peleando heroicamente a la edad de 41 años. Es celebre su frase, cuando los soldados chilenos le pidieron su rendición, les contento “Que se rinda su abuela , carajo…”
Ubicado en la Escalinata de calle Eduardo Abaroa.

MONUMENTO A EUSTAQUIO MENDEZ "EL MOTO"


Eustaquio Méndez nació en Tarija el 19 de septiembre de 1784. Fue un viejo miliciano de la Época De la Independencia, instructor de guardias nacionales en el cargo de Coronel en Jefe. En la lucha contra los contingentes realistas del General La Madrid perdió el brazo izquierdo, de ahí el sobre nombre de “Moto”. El General La Madrid lo ayudó a remediar su mal evitando que el daño fuera mayor con la condición que no tomara más las armas en contra del rey Fernando VII, compromiso que lo cumplió retirándose al seno de su familia.
Murió en manos de un compañero de armas por disidencias políticas el 5 de abril de 1849. Ubicado en la Plazuela Tarija, intersección de las calles Aniceto Arce y Ballivián.


MONUMENTO A PANTALEON DALENCE  JIMENEZ

Pantaleón Dalence Jiménez nació en la ciudad de Oruro el 29 de julio de 1815. Cual celoso guardián del imponente edifico La Corte Suprema de Justicia se encuentra al fondo del Hall el monumento del célebre jurisconsulto Pantaleón Dalence Jiménez, la placa principal, que presenta la escultura reza sabiamente la frase del egregio abogado: “Por la conservación de la paz y el reinado pacífico de la justicia impongamos el imperio de la ley”. La estatua del insigne letrado, fue erigida en franco reconocimiento a su valioso servicio prestado en la Corte Suprema de Justicia por el lapso de tres décadas; antes y después de la nefasta guerra del Pacífico. Pantaleón Dalence fue Presidente de este máximo Tribunal de Justicia, nada menos que durante tres periodos de gobierno, constituyéndose en un destacado representante del sistema judicial del país, por lo que con todo mérito, es considerado “El Padre de la Justicia boliviana”. Fue Fiscal General de la República en 1864, Ministro de la Corte Suprema de Justicia en 1868 y su Presidente en 1872. Trabajó en los tres Poderes del Estado. Murió el 16 de noviembre de 1889.

MONUMENTO A LUIS PAZ ARCE

Luís Paz nació en Tarija el 19 de agosto de 1854, de noble estirpe, hijo de Paulino Paz y de Genoveva Arce.  Se casó con doña Mercedes Vásquez el 17 de febrero de 1879 con quien tuvo 10 hijos.
Fue diputado, Senador, Ministro de Gobierno, Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ocupo también el cargo de Vicepresidente de la República, renunciando poco tiempo después para reincorporarse a la Corte Suprema de la que luego fue su Presidente.
Por su brillante trayectoria profesional y su actuación en la Corte Suprema se lo considera uno de los grandes Magistrados de Bolivia.
Falleció en Sucre, el 6 de octubre de 1928 en el ejercicio de la Presidencia de la Corte Suprema. Se encuentra ubicado en la Avenida Las Américas, Barrio Petrolero.

MONUMENTO A ANICETO ARCE  RUIZ


Aniceto Arce Ruiz (Tarija 17 de abril de 1824 - Sucre 14 de agosto de 1906 ) Perteneciente a una modesta familia, fue hijo de Diego de Arce y Francisca Ruiz de Mendoza, fue un abogado, empresario y político boliviano . Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Junín de Sucre , y de derecho en la Universidad de San Francisco Xavier.  Ocupó la presidencia de su país del 15 de agosto de 1888 al 11 de agosto de 1892 . Fue elegido Presidente de Bolivia para el período 1888 - 1892.  Terminado éste se retiró a la vida privada y a sus negocios. Sufrió una persecución política por parte del Partido Liberal hasta que vuelve a la política activa en  1904  para competir como candidato a la primera magistratura con su opositor Ismael Montes. Murió dos años después. Monumento al gran patricio y propulsor de los ferrocarriles bolivianos Ubicación: “PLAZUELA ANICETO ARCE “frente a la ex estación Aniceto Arce.

MONUMENTO A LOS CAÍDOS EN COSMINI Y AYO AYO

El monumento levantado en el Cementerio General de Sucre en homenaje a los 27 héroes de la batalla de Cosmini – Ayo – Ayo es una obra magnífica, los valientes chuquisaqueños entregaron sus vidas por la reivindicación de los derechos de la tierra que los vio nacer. Erigida posiblemente entre los años 1907 – 1908 en memoria de los caídos en Ayo – Ayo el 24 de enero de 1899 que lucharon por evitar el traslado de los Poderes Ejecutivo y Legislativo de Sucre a La Paz. El monumento de los mártires , tiene mucho significado para los capitalinos y bolivianos en el siguiente sentido: - El epitafio en latín LUGENTIS CAMPI que significa Campos de Dolor, La estatua de bronce, representa la Patria; su rostro denota duelo por sus hijos caídos, por una causa justa; rinde memoria con una corona de olivo y muestra el escudo de Charcas, símbolo de que Sucre, es la Capital de Bolivia. -” PRO PATRIA ET ORBE “ significa “ A la Patria a la Ciudad

MONUMENTO EN HOMENAJE A LOS BENEMÉRITOS DE
LA GUERRA DEL CHACO


La guerra del Chaco comenzó en junio de 1932 cuando Bolivia, que ya tenía leves conflictos fronterizos con Paraguay, tomó uno de los fortines paraguayos. La región en disputa era un terreno desértico e inhabitable llamado el Gran Chaco; se suponía que ese territorio era rico en yacimientos petrolíferos. Dos empresas petroleras extranjeras tenían intereses particulares; la  Stándar Oil  (norteamericana) y la Royal Dutch Shell   (angloholandesa) apoyaron a Paraguay y Bolivia respectivamente.
La guerra duró hasta el 12 de junio de 1935  donde ambos países firmaron un protocolo de paz y luego, en 1936, en la Conferencia de Buenos Aires, se firmó un acuerdo donde se atribuía a Paraguay la mayor parte del territorio en conflicto (120.000 Km cuadrados). Se contaron 65.000   bajas bolivianas y 35.000 bajas paraguayas; sin embargo, la mayor parte de las muertes bolivianas fueron a causa de deshidratación.
Obra erigida el 14 de junio de 1975 por la Prefectura de Chuquisaca. Ubicación: Cementerio General.

MONUMENTO AL PRÍNCIPE DE LA GLORIETA 
FRANCISCO DE ARGANDOÑA

El lujo y la opulencia se mezclan en este fantástico lugar, que parece arrancado de un cuento de princesas y dragones, y permiten imaginar una vida de reyes allá en los tiempos del Sucre aristocrático. Pero también hay espacios que muestran otra faceta de ellos: la pareja sabía hacer el bien. Así es posible toparse con una estatua del príncipe junto a dos niños del hogar de huérfanos Santa Clotilde, mejor conocido como la ‘Pepiniere’, un trabajo realizado en bronce, ubicado en la entrada del castillo. 






MONUMENTO AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


Está ubicado en la cima del Cerro Churuquella de la ciudad de Sucre, Capital de Bolivia.
La imagen fue traída de Nápoles (Italia) en homenaje al Centenario de Fundación de la República.
Los gestores de la obra fueron autoridades civiles de Chuquisaca y la encargada de colocar la imagen en un pedestal de 10 metros de alto fue la Jerarquía Eclesiástica.
El monumento tiene altura aproximada de 7 metros y pesa 3.982 Kilogramos. Cuenta con 12 focos ubicados alrededor de la cabeza a manera de corona. 



MONUMENTO A LAS HEROÍNAS 


En homenaje a la heroína doña Juana Azurduy de Padilla y a las mujeres bolivianas que a lo largo de la historia, supieron sobresalir con esfuerzo, sacrificio y valentía. Obra realizada por el escultor Rolando Porcel, en la gestión de la H. Alcaldesa de Sucre Lic. Aydeé Nava Andrade.
Erigido el 27 de mayo de 2007.
Ubicación: "PLAZUELA MUJER, MADRE Y HEROÍNA", Barrio Bancario.






HOMENAJE AL PADRE DE LA MEDICINA
 HIPOCRATES DE COS 

Llamado el Grande; Isla de Cos, actual Grecia, 460 a.C.-Larisa, id., 370 a.C.) Médico griego. Según la tradición, Hipócrates descendía de una estirpe de magos de la isla de Cos y estaba directamente emparentado con Esculapio, el dios griego de la medicina. Contemporáneo de Sócrates y Platón, éste lo cita en diversas ocasiones en sus obras. Al parecer, durante su juventud Hipócrates visitó Egipto, donde se familiarizó con los trabajos médicos que la tradición atribuye a Imhotep. Aunque sin base cierta, se considera a Hipócrates autor de una especie de enciclopedia médica de la Antigüedad constituida por varias decenas de libros (entre 60 y 70).
CREADOR DEL JURAMENTO HIPOCRATICO Y AUTOR DE LOS ESCRITOS MEDICOS EL “CORPUS HIPOCRATICUM”.

Ubicación: calle Urriolagoitia Facultad de Medicina

MONUMENTOS A LOS HÉROES QUE DIERON SU VIDA 
EN LA CALANCHA


Todo empezó el 15 de agosto del 2007, porque una orden del Ejecutivo, que tiró por la borda la independencia de la Asamblea, dispuso la eliminación del tema de la capitalidad propuesto por Chuquisaca, que pretendía la consideración del retorno de los Poderes Ejecutivo y Legislativo a su sede original. Nótese que se habla de la consideración y no de la exigencia de recuperar la capitalidad plena. La Calancha seguirá siendo noticia porque en ese lugar, convertido en una especie de templo, debe renacer la unidad departamental, como un ejemplo de lo que debe ocurrir en una nueva Bolivia efectivamente, pero libre de odios, de rencores, de exclusiones y de consignas foráneas Estos monumentos se hicieron en honor a los Universitarios fallecidos en la Calancha por la lucha de la capitalia para Sucre. Los universitarios son José Luis Cardozo Lazcano, Gonzalo Duran Carazani, Juan Carlos Serrudo Murillo.

Dr. Antonio Dubravcic L

*********************